Categoría

Vicio del Día: The Vanishing of Ethan Carter

Querido Diario:

Anoche, mientras se bajaban updates varios de otros vicios de los cuales ya te contaré, me puse a “jugar” un “juego” del cual se habló un poco estos días y que deja anonada a la gente por algo muy espécifico: su visual.

Changos querido diario!  Creo que nunca vi un juego cuyos paisajes y modelos se ven TAN bien.  Es realmente una experiencia audiovisual soberbia. Realmente me hizo sentir perdido dentro de un bosque con “cosas” lurkeando entre los yuyos que nunca llegué a ver. Luces, sonidos, texturas, y encima como estaba lloviendo mientras jugaba, olorcito a ozono y humedad que me terminaron de cerrar el ambiente.

Las fotos que te voy a compartir, lo hacen ver como uno de esos juegos de los 90s donde los escenarios son pre-renders super detallados, pero no te dejes ...

Leer más

Vicio del Día: Unturned

Querido Diario:

Otra vez dejé pasar eones sin escribirte… pero bueno, han estado pasando varias cosas en el mundo, la vida, el trabajo, etcéteras. Pero nada me va a impedir jamás viciar y recopilar material para mostrarte.

Esta vuelta, te traigo… no… no es Minecraft, se parece nomás.  Bah… es casi igual salvo por obvias diferencias.  Este es Unturned. Un simil-minecraft porque los chars son cuasi cuadrados, que está lleno de zombies, crafting y gente horrible jugando online.

Mucho tiempo tampoco jugué online como para ver si hay aunque sea un alma decente en el mundo, pero lo poco que vi, es que todos son caca… y te obligan a ser caca también!  Nada de teams… todos contra todos, a sobrevivir a los loquitos que lograron craftear un rifle y andan cazando gente desnuda por ahí.

En ...

Leer más

Vicio del Día – Shelter

Querido Diario:

Hoy, me convertí en una marta.  La vida de una marta es dura (como los controles del juego este), y muy lavada (las imágenes no están retocadas y no hay configuración de video para toquetear) casi tirando a gris. Mis hijos no saben hacer otra cosa que comer, y morirse si no reparto bien los víveres… y yo como madre, nunca puedo comer nada!

Estuve caminando mucho, con los críos atrás, intentando enseñarles a acechar presas como sapos y ratas, y a huir de los depredadores como zorros y águilas (esa estuvo complicada, pero zafamos bien todos de una). Lo único que me hizo perder un crío y no encontrarlo nunca más, fue la oscuridad. Cuando se hizo de noche, algún pajarraco voló de una rama y los asustó a todos mis hijos que salieron disparados uno para cada lado...

Leer más